Causa de Canonización

Catalina Nicholls Vélez
Historiadora de la Congregación 



Crónica
1901 – 2016  Prolongación de un Carisma, 115 años de Eucaristía y Caridad.

Siervas del Santísimo y de la Caridad







Distinguiéndose por ser la primera comunidad de religiosas fundada en Medellín hace 115 años, la Congregación Siervas del Santísimo y de la Caridad conservan el don de la caridad, la Adoración al Santísimo y el amor a la Eucaristía siendo estos los mismos principios con los que María Jesús Upegui Moreno la concibió a principios del siglo pasado.

Resistiendo por más de treinta años a las negativas del Clero para recibir nuevas vocaciones y para que se extinguieran por consunción, la Congregación logro mantener el carisma con el que habían sido fundadas permaneciendo unidas y fortaleciéndose por el amor al Santísimo, dando frutos el 10 de diciembre de 1940 cuando fueron reconocidas como Congregación Religiosa de Derecho Diocesano y el 15 de marzo de 1974 como Congregación Religiosa de Derecho Pontificio. 

Durante estos 115 años las Siervas han sido prueba del legado de la Madre fundadora María Jesús Upegui Moreno, quien en sus horas de contemplación comprendió que el sacramento del amor es fuente de santidad, se encuentra la fuente inagotable de la santidad, donde la primera tarea ha sido estar en unión íntima con Jesús, adorándolo y reconociéndolo como el sentido pleno de sus vidas, como el Esposo a quien ofrecen lo mejor de su ser de mujeres consagradas.

La actividad apostólica de las Siervas que lleva más de un siglo, ha trabajado en misiones, educación, salud, centros de bienestar del anciano, hogares infantiles, pastoral parroquia entre otras acciones de apoyo a la comunidad, donde la Comunidad ha logrado difundir durante generaciones el “Tesoro del Evangelio de Jesucristo”, que es una gran bendición para todos sus miembros. 


Siendo llamadas a dar testimonio del amor de Dios a través de la misión, los pobres son los directos beneficiados, pues Dios los ama con predilección. Ellas tienen un corazón universal, capaz de acoger a todos, con más atención a los pobres espirituales y materiales, buscando dignificar a la humanidad por medio de las obras de caridad y apostolado que tiene la Congregación.

 “De la hostia de Jesús a los pobres de Jesús”

Sierva de Dios María Jesús Upegui Moreno

No hay comentarios:

Publicar un comentario